Principales magnitudes financieras

Análisis del Presidente

"En 2021 hemos reforzado nuestro liderazgo y nos hemos mantenido fieles, más que nunca, a nuestros valores"

José Mª Serra Presidente

Jose María Serra Imagen presidente Grupo Catalana Occidente

Queridos accionistas, colaboradores y clientes:

Me gustaría compartir con ustedes el informe anual de 2021 donde presentamos las principales magnitudes e hitos que han acontecido durante el ejercicio, así como otros aspectos de nuestra estrategia y cultura corporativa.

Este ejercicio ha sido el año de la recuperación tras un 2020 donde la economía mundial se vio fuertemente golpeada por la pandemia. En concreto, en 2021 el crecimiento global alcanzó el 5,9%. España, que fue uno de los mercados más afectados por el impacto del Covid-19, ha registrado un alza del PIB del 4,9% en tasa interanual. 

En este contexto, hemos alcanzado un resultado consolidado de 468,3 millones de euros, un 73,4% más respecto al año anterior. Por su parte, el volumen de facturación se ha incrementado un 7,1% hasta los 4.882,5 millones de euros. Asimismo, el resultado ordinario del negocio tradicional (las compañías Seguros Catalana Occidente, Plus Ultra Seguros, Seguros Bilbao y NorteHispana Seguros) avanzó un 2,3% hasta los 244,2 millones de euros. En lo que se refiere al negocio del seguro de crédito (Atradius Crédito y Caución, y Atradius Re), el resultado ordinario se situó en 241,8 millones de euros.

Por tanto, estamos satisfechos con los resultados de este ejercicio en nuestras dos ramas de actividad: el negocio tradicional y el negocio del seguro de crédito que, aunque sigue expuesto a la evolución de la crisis sanitaria derivada del Covid-19, ha mejorado notablemente los resultados gracias a las acciones de gestión de los riesgos que hemos realizado. Así, en la actualidad, tenemos unos niveles de exposición al riesgo normalizados y la cartera debidamente clasificada.

No obstante, es importante mantener la cautela ante las incertidumbres que se vislumbran en el corto y medio plazo como son la desigual recuperación de las economías; el endurecimiento de las condiciones financieras, aceleradas por un aumento de la inflación, y la escasez de materias primas y suministros, agravado este último punto por las tensiones geopolíticas que enfrentan a las grandes potencias.

En el apartado de nuestra solidez patrimonial, hemos destacado por seguir una política de inversión prudente y diversificada, con una distribución de la cartera estable. Así, los recursos permanentes a valor de mercado se situaron en 5.191,5 millones de euros a cierre de 2021, lo que representa un crecimiento de un 11,3% y afianza nuestra posición de solvencia, cuya ratio se sitúa por encima del 220%

Como decía al principio, 2021 ha sido el año de la recuperación, pero también el de la reflexión tras un 2020 convulso, en el que hemos tenido que adaptarnos a las circunstancias, ya que el entorno vivido a raíz de la pandemia del Covid-19 ha revolucionado diversas cuestiones, entre ellas, cómo entendíamos el trabajo.

En este sentido, hemos implantado un nuevo modelo de teletrabajo que aúna lo aprendido y recoge las ventajas del trabajo presencial y del remoto, cumpliendo con tres objetivos fundamentales: la satisfacción del empleado, permitiéndole un mejor equilibrio laboral-personal; la productividad, asegurando el foco en resultados; y la atracción y retención de talento, ofreciendo una propuesta de valor atractiva para el empleado.

Asimismo, la digitalización nos ha brindado nuevas capacidades de interacción con el cliente, especialmente, en momentos tan complicados como los vividos durante la pandemia.  No podemos olvidar que, en un sector como el asegurador, la cercanía y la personalización son dos elementos clave a la hora de relacionarnos con nuestros asegurados y debemos de ser capaces de utilizar la tecnología para seguir prestando el mejor servicio posible.

Esta tendencia, que cada vez discurre a mayor velocidad, es imparable. Por eso, resulta vital para las empresas la transformación digital, que aporta eficiencia en los procesos y mejores soluciones a los clientes; cada vez más éstos demandan que las compañías seamos capaces de ofrecer soluciones simples que les permitan ahorrar tiempo, como ha sido el caso de las videoperitaciones o de las pólizas digitales.

El reto consiste en que el asegurado pueda escoger a través de qué canal quiere relacionarse con su compañía en cada momento, sin que se vea resentida la excelencia en el servicio que le ofrecemos.

En este contexto, la digitalización de la red de mediación cobra especial relevancia, pues estos profesionales son la figura clave que brinda asesoramiento y acompañamiento a los asegurados dado su conocimiento exhaustivo del producto y de las necesidades del consumidor. En definitiva, soy de los que confían en la capacidad que todos tenemos de aprovechar las nuevas oportunidades que la tecnología nos brinda.

De esta forma, debemos ser conscientes de que las mayores exigencias de la sociedad son una constante histórica. Cada vez se demanda más a las empresas y éstas deben ser capaces de explicar los valores que aportan, creando riqueza, empleo y, por ende, contribuyendo positivamente al entorno y a sus grupos de interés.

En Grupo Catalana Occidente articulamos nuestra acción social a través de la Fundación Jesús Serra, que trabaja para ayudar a lograr una sociedad mejor para todos. Pero, además, creo que contribuir al desarrollo social y económico de las comunidades en las que operamos incluye hacer frente a los retos que el cambio climático nos plantea, y ayudar a paliarlos.

En primer lugar, queremos gestionar y medir el impacto de nuestra actividad como grupo asegurador, aunque operemos en un sector poco intensivo en este aspecto. En nuestro Plan Director de Sostenibilidad prevemos implantar métricas que ayuden a medir y gestionar los riesgos y oportunidades derivados del cambio climático.

También trabajamos en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para alcanzar los objetivos europeos de 2030 y lograr la neutralidad en carbono en 2050. A su vez, estamos centrados en la incorporación de las recomendaciones del Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TCFD) en nuestro proceso de reporting.

En definitiva, para mirar hacia el futuro es bueno analizar de dónde venimos. Es por ello, que no quisiera terminar sin antes agradecer la dedicación de Ignacio Álvarez, que pone fin a su carrera profesional tras diez años como consejero delegado de Grupo Catalana Occidente. Su compromiso y entrega han contribuido a reforzar nuestra posición de liderazgo en la protección de riesgos y la previsión a largo plazo del mercado familiar y de la pequeña y mediana empresa y también en la cobertura del riesgo de crédito comercial a nivel internacional.

Por último, quisiera agradecerles el apoyo inestimable que nos brindan en cada ejercicio, así como la confianza de nuestros mediadores. Creo firmemente que juntos contribuimos a reforzar la estrategia de Grupo Catalana Occidente basada en sus tres pilares: crecimiento, rentabilidad y solvencia.    

José M.ª Serra