Principales magnitudes financieras

Análisis del Presidente

"En 2020 hemos reforzado nuestro liderazgo y nos hemos mantenido fieles, más que nunca, a nuestros valores"

José Mª Serra Presidente

Jose María Serra Imagen presidente Grupo Catalana Occidente

Queridos accionistas, colaboradores y clientes:

Me complace compartir con ustedes el informe anual correspondiente a 2020, un año especialmente complicado en el que el Grupo Catalana Occidente ha sabido reforzar su posición de liderazgo y se ha mantenido fiel, más que nunca, a sus valores.

Antes de repasar la evolución global y el desempeño de nuestro Grupo, me gustaría detenerme en la importancia que cobra, en momentos difíciles como los actuales, la vocación de crear un negocio sólido a largo plazo y generar valor social sostenible. Ello significa enfocar nuestra actividad no solo a la obtención de resultados sino también a favorecer el bienestar de las personas que conforman nuestros grupos de interés y del conjunto de la sociedad.

En 2020 la economía mundial ha sufrido el envite de la pandemia del COVID-19, cerrando el ejercicio con una contracción del 3,5%. Una tasa nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial. España ha sido uno de los mercados más afectados, con un descenso del PIB del 11,1% en tasa interanual. La crisis sanitaria ha provocado profundos daños en la economía española, afectando a las finanzas públicas, a las empresas, al empleo, al consumo y a la inversión.

En este entorno tremendamente complejo, hemos obtenido un resultado consolidado de 270,1 millones de euros, un 36,4% menos respecto al año anterior, por el impacto que la situación económica derivada del COVID-19 ha tenido en el negocio del seguro de crédito. No obstante, el volumen de facturación ha aumentado ligeramente un 0,3% hasta los 4.426,4 millones de euros gracias a la resiliencia del negocio tradicional. Especialmente satisfactoria ha sido la integración de Antares, que ha aportado 142,8 al volumen de negocio. En el negocio del seguro de crédito, el resultado ha sido de 50,4 millones de euros. Cabe resaltar que los programas de apoyo gubernamentales implementados de forma ágil y contundente en Europa, zona en la que Atradius tiene el mayor foco de su actividad, han contribuido a mitigar los dramáticos efectos que la pandemia está teniendo en diversos sectores a los que estamos expuestos.

En conjunto, ha sido un año en el que hemos afianzado nuestra posición de liderazgo en el mercado español, en el que hemos escalado a la cuarta posición por volumen de primas.

Respecto a la solidez patrimonial del Grupo, me gustaría destacar que los recursos permanentes a valor de mercado se situaron en 4.663,4 millones de euros a cierre de 2020, lo que supone un crecimiento de un 1,7% y afianza nuestra posición de solvencia, cuyo ratio se sitúa por encima del 216%. Al mismo tiempo, hemos mantenido nuestro compromiso con el accionista, al pagar un dividendo de 105,85 millones de euros (0,8821 euros por acción).

En nuestras inversiones hemos optado por extremar la prudencia y vigilar estrechamente los márgenes financieros y los compromisos con nuestros asegurados. Nos hemos mantenido fieles a nuestra estrategia de invertir en activos tradicionales, manteniendo altas tasas de liquidez con el objetivo de aprovechar las oportunidades del mercado. Al mismo tiempo, y debido a la extensión en el tiempo de los bajos tipos de interés, hemos incrementado la exposición a otros tipos de activos como fondos de préstamos o de infraestructuras, siempre con una visión de largo plazo. Estos representan una buena oportunidad para mejorar la rentabilidad e incrementar la diversificación de las carteras.

Como señalaba al principio, no menos destacable que los resultados financieros ha sido el hecho de que, desde el inicio de la pandemia, hemos promovido iniciativas para proteger a los empleados y colaboradores; ofrecer facilidades a clientes y proveedores; apoyar la investigación y ayudar a la sociedad en general, especialmente a aquellos colectivos más vulnerables.

En efecto, el Grupo implantó con celeridad el teletrabajo entre todos sus empleados de las compañías Seguros Catalana Occidente, Plus Ultra Seguros, Seguros Bilbao, NorteHispana Seguros, y Atradius Crédito y Caución. Al mismo tiempo, nuestros mediadores tuvieron a su disposición herramientas para asegurar la continuidad en la relación con el cliente a través de medios telemáticos y facilidades de contratación a distancia. Para ayudar a nuestros colaboradores, mayoritariamente autónomos, lanzamos un plan de 20 millones de euros en anticipos sin intereses de su facturación, con el objetivo de facilitarles liquidez.

En la prestación del servicio a nuestros asegurados del negocio tradicional, implementamos rápidamente ayudas como la flexibilización del pago de recibos y la asistencia médica telefónica gratuita. Se pusieron en marcha sistemas de atención como la videoperitación o la firma digital. Para nuestros clientes empresas hicimos extensiva la cobertura de ciberriesgos a los empleados que estuvieran teletrabajando. En el negocio del seguro de crédito flexibilizamos el periodo de declaración de la falta de pago, entre otras medidas. Todo ello, con la voluntad de contribuir a paliar las dificultades provocadas por la pandemia.

A nivel sectorial, el Grupo Catalana Occidente se sumó al fondo solidario para la lucha contra la crisis sanitaria del COVID-19 con una aportación de 2,27 millones de euros. Con esta iniciativa el sector reconoce el esfuerzo de todo el personal de centros sanitarios y residencias que se encuentran, en primera línea, haciendo frente a la pandemia y les ofrece gratuitamente un seguro de vida y un subsidio por hospitalización en caso de que resulten contagiados.

Por su parte, la acción solidaria de la Fundación Jesús Serra se volcó en nuevas iniciativas destinadas a paliar la situación creada por la crisis sanitaria: entre otras, apoyó al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en su objetivo de impulsar la investigación de una vacuna contra el COVID-19; y colaboró con Save the Children para atender a familias en situación de vulnerabilidad.

Por último, aunque no menos importante en este repaso del año, debo destacar que hemos formalizado la revisión de nuestros asuntos materiales y establecido un plan de sostenibilidad 2020-2023 que constata nuestro compromiso por integrar la sostenibilidad en el modelo de negocio del Grupo.

Asimismo, hemos suscrito los Principios para la Sostenibilidad en Seguros (PSI) y los Principios para la Inversión Responsable (PRI) de Naciones Unidas, formalizando así nuestra voluntad de contribuir a un sistema financiero global económicamente eficiente y sostenible, que cree valor a largo plazo.

Si miramos al futuro, nuestros objetivos se centran en redoblar nuestros esfuerzos en la orientación al cliente, basándonos en el refuerzo de nuestras redes de distribución y apoyándonos cada vez más en la digitalización y las nuevas tecnologías, que nos brindan nuevas capacidades de interacción con el cliente. Asimismo, seguiremos adaptando nuestra oferta de productos y servicios a las tendencias del mercado, en los ámbitos de la sostenibilidad, el cuidado de la salud y el bienestar, el aumento de la longevidad, la movilidad y la gestión de la seguridad de los datos. Muchas de estas tendencias se han acelerado a causa de la pandemia. De igual forma, el rigor técnico en la gestión del negocio seguirá caracterizando nuestra actuación y continuaremos avanzando en la senda de la eficiencia y la integración.

Para concluir, me gustaría resaltar que las aseguradoras jugamos un papel muy importante en la vida de las personas y las empresas, al acompañarlas en sus necesidades de prevención y protegerlas ante las incertidumbres. Nuestra vocación seguirá siendo el servicio a nuestros clientes, apoyados en nuestros pilares estratégicos de crecimiento, rentabilidad y solvencia.

Para terminar, quiero agradecer su confianza y apoyo, así como el de nuestros mediadores y redes externas. Estoy convencido de que juntos sabremos seguir aportando a los demás lo mejor de cada uno de nosotros.

 

José M.ª Serra

Presidente